Open/Close Menu Especialistas en proyectos de energía sustentable, iluminación de led, sistemas fotovoltaicos

Los primeros automóviles eléctricos aparecieron en el siglo XIX. De hecho, un automóvil eléctrico tenía el récord de velocidad hasta el año 1900.

¿Cuáles fueron las razones de qué esta tecnología se estancara en comparación de los automóviles de combustión?

Una combinación entre el costo de la tecnología, la corta distancia de autonomía y su baja velocidad generó el estancamiento de los autos eléctricos, dando paso a utilizar esta tecnología en otros nichos como los trenes eléctricos.

En el siglo 21, los problemas ambientales que han generado los automóviles de combustión ha abierto el camino al renacimiento del auto eléctrico. Desde el año 2010 hasta el 2016 se han vendido en total un millón de autos eléctricos alrededor del mundo.

Thomas Parker
Thomas Parker

Los primeros usos prácticos de estos automóviles llegaron con el desarrollo de las baterías recargables en 1859.  Inventores como Thomas Parker (ver foto ), quien fuera responsable de innovaciones como electrificar el metro de Londres, fue uno de los primeros en producir carros eléctricos. En ese entonces Parker estaba interesado en las consecuencias del humo y la contaminación en Londres, trantando de desarrollar vehículos eficientes.

Fue en Inglaterra en donde se apoyó el desarrollo de los autos eléctricos durante el siglo XIX; sin embargo, también en Alemania y en Estados Unidos inventores como Andreas Flocken y William Morrison aportaron para su desarrollo.

Se puede decir que el automóvil eléctrico tuvo una pequeña época dorada entre 1890 y 1900. En Londres, por ejemplo, había disponible taxis eléctricos llamados “Hummingbirds” (colibríes). También en Nueva York, por esta época estaba disponible un servicio con 12 carruajes eléctricos.

Con las limitaciones tecnológicas de esa época, los automóviles eléctricos sólo podían alcanzar una velocidad de 32 km/hora; sin embargo, las ventajas como el bajo nivel de vibraciones y que no emitían olores desagradables, lo posicionó como un automóvil para la ciudad. Otras ventajas en comparación a los vehículos de combustión es que no requerían de caja de velocidades y también otro factor era que para arrancar estos vehículos no se requería de un esfuerzo manual.

A principios del siglo XX fue cuando comenzó el declive para la industria de los autos eléctricos, a pesar de lo prometedor de esta tecnología hubo 2 factores que cambiaron la historia. El primero fue el descubrimiento a nivel mundial de grandes yacimientos de petróleo, permitiendo la disponibilidad de gasolina con precios asequibles.

El segundo factor y estocada final fue la producción en masa  del modelo T de Henry Ford, con un automóvil de combustión para las masas.

En paralelo, el desarrollo de la infraestructura moderna carretera hizo que los autos eléctricos fueran relegados.

A pesar de este declive, existen menciones especiales como por ejemplo la compañía Lektro que fue la que produjo en 1954 los famosos carritos de golf.

Lunar Rover
Lunar Rover

Entre las décadas de 1960 y 1970 hubo un renacimiento del vehículo eléctrico con el desarrollo de automóviles concepto en ferias internacionales automovilísticas.

Boeing desarrolló el “Lunar Rover” un vehículo eléctrico que acompañó a la misión espacial Apollo 15 en 1971, convirtiéndose en el primer vehículo tripulado en el espacio exterior. Este vehículo tenía un motor de transmisión directa en cada llanta y una batería de 36 volts no re-cargable de hidróxido de potasio de plata y zinc.

A lo largo del siglo XX los vehículos eléctricos se mantuvieron en el nicho de los automóviles concepto. En diversos libros especializados se atribuye todo esto a una conspiración entre la industria automovilística y de energéticos para desarrollar estos automóviles, pero haciéndolos fracasar deliberadamente en la promoción comercial para crear una falsa impresión de que no existía un interés en el público.

Después de tantos fracasos llegamos hasta la historia moderna de los automóviles eléctricos comienza en 2004 cuando Tesla Motors comenzó el desarrollo de su modelos Tesla Roadster.  El primer lanzamiento y producción en serie pare el público fue en el año 2008. Los modelos de esta producción inicial tenían una autonomía de 320 kilómetros por carga.

Diez años después el panorama de los vehículos eléctricos es totalmente diferente. Ahora la mayoría de las marcas tienen vehículos eléctricos, en las ciudades comienza a desarrollarse una incipiente infraestructura para la carga de vehículos eléctricos.

Ingeniería Energética Integral te invita a conocer nuestra solución, centros de carga para autos eléctricos Circutor.

También dejamos a continuación un documental del National Geographic que cubre con mayor profundidad la historia moderna de los automóviles eléctricos.

 

Categoryhistoria
© 2021 Ingeniería Energética Sustentable. Todos los derechos reservados.